Si te encantan las cocinas con estilo y además verdaderamente prácticas, sin lugar a dudas amarás las alacenas verticales, son cómodas, confiables, tienen un gran espacio ¡y pueden hacerse de todos los tamaños!

Alacena vertical: ¡espacio a tu disposición!

Tener una alacena vertical o varias de ellas, es una excelente solución cuando tienes una cocina en constante movimiento. Ya sea porque tienes una gran familia, muchas visitas o incluso porque trabajas en un restaurante, este espacio te permitirá tener un mayor orden para todo, además de tener un espacio ideal para que varias personas puedan coger los elementos que están en la alacena, una frente a la otra, por lo que no tendrán que esperar un turno para poder hacerlo.
Esto es fabuloso, sobre todo si recibes muchas visitas o  cocinas grandes cantidades de comida, para un evento por ejemplo, cuando varias manos deben intervenir en un mismo lugar. ¡Un cambio sumamente interesante!
Las alacenas verticales pueden ayudarte a organizar una gran cantidad de alimentos en diferentes formatos, todos los granos, harinas y condimentos estarán organizados con tal disposición que sin duda todos van a envidiarte.
Lo mejor de todo es que tendrás todas las cosas a tu alcance, perfectamente organizadas y clasificadas, por ejemplo, supongamos que tienes una pastelería desde casa. Al abrir tu alacena vertical, puedes tener los moldes en uno de los espacios, en otro las cajas con las boquillas y las mangas y en las últimas todos los tarros con los elementos para la decoración final de los productos, como las grajeas de diferentes colores, tarros pequeños con fondant, etc. La organización es sin duda algo especial en la cocina, y con una alacena vertical ¡la encontrarás fácilmente!

Alacenas verticales ¡en todos los tamaños!

Una de las mejores cosas que tienen las alacenas verticales, es que pueden ubicarse en espacios de 60 hasta 10 cm de ancho, por lo que te darán grandes posibilidades para poder adaptarlas en diferentes lugares de tu cocina. Puede que del suelo al techo te gusten mucho más, pero también puedes tenerlas sobre la encimera, en la isla de la cocina o solo en alguna de las alacenas superiores.
Las alacenas verticales son sumamente especiales, pues en general tienen el tamaño perfecto para guardar pequeños elementos. ¡Verás como todo queda en su espacio ideal!
La versatilidad de este tipo de alacenas en las cocinas de diseño es, sin duda, una de sus mejores ventajas, ya que son sumamente prácticas y pueden ubicarse en una buena cantidad de espacios diferentes.
Además, las alacenas verticales quedan perfectamente ocultas, por lo que pueden pasar desapercibidas. Muchas de ellas vienen con diseños especiales en los que no tienes que soportar el peso, al abrirlas, solamente hay que empujarlas un poco hacia adentro y luego se abrirán automáticamente, es casi mágico, además de práctico.

Cuando vayas a realizar una reforma en tu cocina, piensa también en incluir una alacena vertical en alguno de los espacios, te encantará el resultado.

Abrir chat