Las cocinas blancas lucen hermosas y muy elegantes, pero puede que aún no te hayas decidido por una al tener que pensar en su mantenimiento. En realidad, no es tan difícil como crees, basta tener un poco de cuidado al cocinar y seguir al pie de la letra los trucos que te presentaremos a continuación.

¿Por qué elegir una cocina de estilo blanca?

Las cocinas blancas son sumamente elegantes, además aportan una gran amplitud visual bastante notable, por lo que son ideales para los espacios pequeños. No pasan de moda y combinan con todo tipo de decoración.

Además, dan una gran sensación de limpieza e higiene, ayudándote a tener una sensación visual de orden que seguro disfrutarás. Las cocinas blancas de alto brillo son modernas y pueden combinarse con mobiliarios tanto de color negro, para un estilo minimalista, como de colores fuertes, para un estilo más moderno.

Limpiar las encimeras de las cocinas blancas fácil y rápidamente

Para limpiar las encimeras blancas de forma efectiva, mezcla un poco de jabón de lavar los platos con una cucharada de bicarbonato. Con una esponja refriega la encimera firmemente, deja actuar por 15 minutos y enjuaga con agua limpia, utilizando un trapo de toalla, verás como luce espectacular y, además quedará aromatizada.

Conservar los muebles blancos en excelente estado

Para que los muebles blancos de tu cocina de diseño no se vuelven amarillos, debes evitar que les dé la luz directa del sol, pues suelen ser los rayos ultravioletas los que producen este efecto de tonalidad amarillenta que es tan molesto.
Para atenuar el efecto del sol en las cocinas blancas puedes utilizar películas anti reflejo sobre las ventanas, se conocen también como láminas solares, son realmente económicas y algunas incluso tienen un efecto de espejo hacia el exterior que puede resultar bastante interesante. También puedes usar estores o persianas para aminorar los rayos solares en las horas más fuertes.
Además, algunas micropartículas de grasa se pueden adherir a los muebles cuando cocinas, por ello es importante contar con una campana extractora, de esta forma evitarás que gran parte de dichos componentes se adhieran a la superficie tanto de los muebles como de los azulejos.
No uses productos abrasivos cuando vayas a limpiar las alacenas y muebles, ni esponjas fuertes, estropajos o cepillos para las salpicaduras o manchas, pues estos productos suelen quitar la pintura y arruinar el acabado de tu hermosa cocina blanca.

Para limpiarlas, puedes mezclar una taza de vinagre, una cucharada sopera de bicarbonato y dos tazas de agua caliente. Moja una toalla con el resultado de esta mezcla y pásalo directamente sobre los muebles blancos de tu cocina una vez al mes. ¡Notarás cómo se mantiene como nueva durante mucho tiempo!

Si te encantan las cocinas blancas, ya no tienes por qué privarte de una, limpia las manchas en cuanto se produzcan, aplica las técnicas que te hemos dado y ¡disfruta de tu cocina de diseño blanca durante muchos años!

Abrir chat