La grifería puede llegar a ser uno de los puntos más llamativos de la cocina, pues cuando desplazas la vista por su contorno, son el elemento que complementa todo el diseño, pero, además, debe ser totalmente funcional así que ¿Cómo elegirlo?

Fíjate en la altura del caño

Los caños altos siempre serán estupendos para las cocinas de diseño, ya que pueden darte el espacio suficiente para que puedas lavar objetos voluminosos, además de lucir absolutamente fabulosos. En general este tipo de grifería para cocina estará en color aluminio, pero por un poco más de dinero puede conseguirlos en color cobre o en dorado, lo que es excelente, por ejemplo, para las cocinas estilo rústico, o las de tono negro

Si lo deseas, también puedes contar con un caño extraíble, que te puede dar entre 30 y 50 cm según el modelo, lo que es muy útil cuando necesitas llenar ollas grandes o lavarlas. 

¿Necesitas agua caliente?

Parece una pregunta fuera de lugar, pero no es así. Existe grifería para la cocina que tiene dos llaves diferentes, uno que te proporcionará agua caliente y la otra agua fría. Puede que sientas que no la necesitarás, pero la verdad es que es sumamente práctica, tanto para lavar ollas muy pegadas, para preparar alimentos más rápido, o para higienizar las frutas, eliminando vestigios de fungicidas, o cualquier elemento, que pueda ser nocivo para tu salud.

Puedes usar llaves plásticas

Para dar una estética diferente, puedes combinar la grifería metálica con llaves plásticas, todo depende de las posibilidades de combinaciones que quieras realizar. No necesariamente las llaves plásticas serán menos hermosas que las metálicas. Algunas están tan bien diseñadas que reflejan la luz, teniendo una apariencia diamantina bastante llamativa, así que pueden ser una buena alternativa si quieres darle a tu cocina un toque menos formal, o bastante elegante, dependiendo por supuesto del diseño que elijas.

Grifería monoblock

Si no quieres utilizar una llave para el agua caliente y otra para el agua fría porque solo deseas agua tibia todo el tiempo, puedes utilizar una grifería monoblock, que solo tiene un mando, así que saldrá todo por un mismo caño.

Con sensor infrarrojo

Cuando trabajas mucho en la cocina y no quieres ensuciar las llaves cada vez que tienes las manos untadas con alguna preparación, puedes utilizar en tu cocina una llave con un sensor infrarrojo.
Esta funciona cuando las manos intervienen con la luz infrarroja, lo que te permite ahorrar hasta un 60% del agua que gastas normalmente, ya que en el tiempo que gastas en cerrar la llave puede perderse hasta un cuarto de litro de agua, dependiendo de la fuerza con que el agua corra.

Como puedes ver, la grifería que elijas para tu cocina no debe basarse solo en el punto de vista estético, sino también en tus necesidades y en su practicidad. Es muy importante que tengas claros estos aspectos para que sean incluidos en el diseño de tu cocina, ¡Seguramente tendrás una gran cantidad de opciones para elegir!

Abrir chat