Puede que no quieras reformar tu cocina totalmente y solo quieras añadir algún mueble que te ayude a aprovechar el espacio, así que te traemos las claves para elegir el que mejor se adapte a lo que necesitas, sin que te falte ni un solo detalle.

Verifica el material para tu mueble de cocina

Es importante que el mueble extra que vayas a elegir para tu cocina haga juego con los que ya tienes, además, si es en madera, debe tener los elementos necesarios para que la humedad o el calor no afecten sus características.  

También puedes comprarlo en acero inoxidable buscando que combine con otros electrodomésticos que tengas, dando un acabado muy elegante, lo que es una excelente solución por ejemplo en las cocinas antiguas en las que conseguir un mueble de las mismas características que los originales puede ser bastante difícil.

Mide el espacio

Siempre que vayas a elegir un mueble extra para tu cocina, ten en cuenta las medidas exactas. Calcular el espacio a simple vista es realmente engorroso, pues puede que compres un mueble mucho más grande o más pequeño de lo que necesitas.

Ten en cuenta que en los almacenes, las luces y el ambiente pueden hacer que los muebles de cocina puedan verse mucho más grandes de lo que en realidad son.  

 Mide tanto el alto, como el ancho y el profundo del espacio en donde vas a dejar el mueble, pues todos estos datos son imprescindibles para que realmente se acople a tus necesidades, sin que tengas que invertir demasiado dinero.

Elige el número de divisiones o herrajes

Dependiendo de lo que necesites, puedes elegir un mueble con muchas divisiones internas o con herrajes, como canastillas de diferentes tamaños, dependiendo de todo lo que quieres guardar en ellos.  

Si lo deseas puedes contar con bases giratorias que te permitan tener acceso rápido a lo que vayas a guardar en tu mueble, con apenas uno o dos movimientos, lo que es realmente genial, por ejemplo, si vas a poner una isla nueva en tu espacio.

Realmente hay muchas opciones que te permiten sacar el máximo provecho de tu mueble extra y personalizarlo para lo que necesites.

Fíjate en los acabados.

Ten en cuenta que los acabados de tu mueble extra deben ir de acuerdo con los acabados de tu cocina. Lo mejor es que contrates a las mismas personas que instalaron tus muebles, sin embargo, si no lo consigues por alguna razón, busca que los acabados sean lo más similares a la tuya.

Una buena solución puede ser un mueble con color de contraste que combine con tu cocina. Por ejemplo, si tienes una cocina azul, un mueble verde oscuro contrasta bastante bien. Si tu cocina es negra, un mueble blanco creará un buen contraste, todo depende del efecto que quieres lograr al final.

Si tienes claros estos puntos, conseguir un mueble extra para tu cocina puede ser un trabajo fácil y genial, sobre todo si cuentas con los profesionales adecuados para ello.

Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: