La luz en la cocina es un elemento al que debe ponerse mucha atención. Crear un ambiente con buena iluminación es el complemento perfecto para tener una cocina de revista. Puede suceder que la luz se considere más como un elemento final que como un aspecto que puede darle un giro de 360° a la estética y funcionalidad de la cocina. Sin embargo, en efecto la luz es un aspecto que no debe dejarse para lo último, al contrario, el diseño de la cocina va en sintonía con la forma en cómo penetra la iluminación en la casa.
Tal vez al realizar alguna remodelación o comenzar con el diseño de una cocina, te preguntas cómo aprovechar la luz natural o cuál es la mejor luz artificial para este espacio. Pues aquí te lo explicamos.

Consejos para lograr una buena iluminación natural

Lo más recomendable para disfrutar de una cocina con excelente iluminación, es ubicarla en un espacio que tenga ventanas hacia el exterior, de esta manera podrás estar seguro de que la luz natural penetrará sin problema alguno en la cocina.
Sin embargo, si la ubicación de tu cocina no coincide con un espacio en el que haya ventanas, existen maneras de ganar luz natural:
Correderas de cristal: Puedes optar por colocar una puerta de cristal que permita el paso de luz de la habitación cercana a la cocina. Entre las ventajas de esta opción se haya que continúas gozando de la amplitud del espacio, ya que se trata de puertas corredizas.
Paredes de cristal: Otra gran alternativa es la sustitución de las paredes por paneles de cristal. Con esto crearás un efecto visual de amplitud y a su vez disfrutarás de una vista bastante agradable. En definitiva, esta opción ayuda a mantener tanto la funcionalidad de la cocina, como la armonía en esta.
Bloques de vidrio: Son excelentes para dejar entrar la luz natural y a su vez otorgan al espacio un estilo lleno de textura. Otra cualidad de esta idea es que si bien posibilita el ingreso de luz, no permite la visibilidad desde el exterior.

Iluminar con luz artificial

Cuando se trata de este tipo de luz, es importante considerar el tamaño y la distribución de las distintas zonas de la cocina, para poder distinguir aquellas que requieran una mayor luminosidad, y también en las áreas restantes establecer una iluminación uniforme.

Al hablar de luz artificial se recomienda el uso de tecnología LED, ya que ofrecen un sistema de iluminación bastante bueno y eficiente.
Ya sea luz natural o artificial, la iluminación es de suma importancia en el acabado de una cocina. La armonía, funcionalidad, y el estilo también dependen de la cantidad de luz que tenga el espacio, por este motivo, no lo dejes como un último detalle, diseña tu cocina teniendo en cuenta desde un inicio la forma en cómo va a estar dispuesta la luz.

¿Necesitas ayuda en la remodelación de tu cocina? Ponte en contacto con nosotros.

Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: