Decorar tu primera cocina es una experiencia emocionante. No obstante, es abrumador para cualquier primerizo diseñar y acertar sin problemas, porque hay varios aspectos a tener en cuenta, pues se trata de una importante inversión a largo plazo.
En el post de hoy, te contaremos cómo tener éxito al hacer esta ardua tarea, de tal manera que se convierta en una experiencia agradable y logres diseñar la cocina de tus sueños.

La planificación es clave

Cuando te mudas a un nuevo espacio, debes pensar bien en qué necesitas y qué es conveniente; eso permitirá ajustar el presupuesto a gastos realistas y ahorrar. Por eso, al diseñar la cocina debes tener en cuenta varios aspectos.
Uno de ellos es el espacio disponible, siendo conveniente hacer la distribución de los mismos según las medidas de la habitación, ya que así se podrá idear de antemano la ubicación de los muebles y objetos. Esto implica tomar en cuenta cada pequeño rincón de la habitación para no desperdiciar ninguna zona.
Una buena estrategia es distribuir tu cocina en 3 espacios esenciales según el tipo de tareas: el primero, sería utilizado para fregar y colocar el escurridor; el segundo, para preparar y cortar los alimentos; el tercero, la zona destinada para los fogones y servir los platos.
Por otro lado, se debe pensar en los muebles vitales y demás electrodomésticos a usar; de esa manera, se puede adquirir inicialmente los elementos básicos para la cocina. Por último, también influye la cantidad de personas que habitan en el hogar al adquirir elementos como el juego de vajillas, entre otros.

Ideas infalibles para decorar

El momento de decorar la cocina es realmente importante porque es de los sitios más concurridos donde se forman preciados recuerdos familiares. Si es tu primer espacio de este tipo a diseñar, es buena idea mantener un estilo flexible que permita modificar con facilidad, ya que si en algún momento decides que no te agrada la decoración o te aburres, es más sencillo hacer cambios. Los módulos independientes son grandes aliados al querer cambiar la cocina, se puede encontrar gran variedad de opciones de este tipo.

Elegir el color correcto

En cuanto a la paleta de colores, en dicha habitación suele causar gran indecisión. Las decoraciones en color negro o blanco son dos alternativas seguras y que no suelen fallar. Si no estás seguro como decorar, optar por una de esas opciones es un buen punto de partida.
Para restar frialdad y formalidad a una habitación muy blanca o negra, se puede usar utensilios y accesorios de tonos cálidos o llamativos. La combinación de un tono beige o blanco con elementos en madera es el favorito de muchos, pues ofrece un ambiente acogedor a la cocina.
Sin embargo, si esto no te convence hay otras alternativas, aunque siempre es recomendable elegir tonos claros para pintar la cocina. Aquellos como el crudo, rosa, beige y otros de tipo pastel deben dominar en la habitación.

Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: