Si eres de esas personas que tiene una familia grande o muchas visitas y prefieres dedicar tu tiempo a algo más productivo que lavar trastos, sin lugar a dudas amarás este tipo de electrodoméstico para tu cocina de diseño.

¿Qué es un lavavajillas y cómo funciona?

Es un electrodoméstico imprescindible en el uso diario de la cocina. Te permitirá lavar una gran cantidad de vajilla de una sola vez.

Para utilizarlo, debes retirar los restos de comida de los platos y organizarlos junto con los cubiertos en el lavavajillas. Puedes poner allí la cristalería sin ningún problema, por muy delicada que esta sea, ya que están diseñados para este tipo de trabajo.

En general, tienen diferentes ciclos de lavado:

Programas eco, que tienen un ahorro de energía y agua.

Programas de agua fría que son muy prácticos para platos con poca suciedad

Programas de piezas delicadas, que es absolutamente especial para la cristalería delicada.

El lavado con agua caliente te ayudará para que tus platos queden limpios y además higienizados.

Solo pon los platos en las rejillas adecuadas para ello. Llena el recipiente especial con jabón líquido desengrasante, cierra la puerta de este maravilloso aparato, busca el ciclo que desees ¡y listo!, el lavavajillas lavará y secará tu vajilla en muy poco tiempo y con poco gasto energético.

Eso sí, ten en cuenta que es un lavavajillas, no una lava ollas y por lo tanto, estas debes fregarlas a mano si tienen partes de alimento muy pegadas, pues el lavavajillas no lo hará por ti.

El tamaño del lavavajillas si importa

El tamaño en los lavavajillas es muy importante. El más habitual es de 60 centímetros y es adecuado para un núcleo familiar de 4 a 6 personas, con los que puedes lavar de 12 a 14 servicios a la vez, pero si tu familia es de apenas 3 personas o solo para ti y tu pareja, un lavavajillas de 45 cm es más que suficiente, adecuado para 9 o 10 servicios.

Debes buscar un tamaño adecuado para tu cocina y para la cantidad de platos y vasos que usas. Puedes, por ejemplo, si tu familia es pequeña pero sueles recibir muchas visitas, comprar un lavavajillas grande y en un día normal, acumular la vajilla de las 3 comidas y lavar todo después de la cena, así le sacarás el mejor provecho a este electrodoméstico tan funcional.

Color y estilo

Por supuesto que debes compara un lavavajillas que combine con tu cocina de diseño. Puedes encontrar lavavajillas integrables, con toques modernos y que se pueden ubicar entre o sobre los muebles de la cocina y los de libre instalación que puedes ponerlos en donde necesites, siempre que haya una toma de luz, una de agua y un desagüe.

Además no necesitan un mueble, por lo que es casi como instalar una lavadora.

Antes solamente eran blancos, pero ahora los puedes encontrar prácticamente en todos los colores, en tonos beige, negro… y el favorito de todos: metalizado, ya que combina con muchos elementos de la cocina, como el refrigerador, y el horno microondas.

Un lavavajillas es un elemento muy práctico que sin lugar a dudas te sacará de apuros, sobre todo cuando tienes una reunión y muchos invitados, así que, si tienes la oportunidad, no dudes en integrarlo a tu cocina.

Abrir chat