Las encimeras son un elemento de la cocina que necesitan una limpieza periódica y específica para mantenerlas en buen estado. Limpiarlas es una tarea que no debe pasarse por alto, ya que allí colocamos los alimentos y los manipulamos.
En las encimeras suelen proliferar muchas bacterias, debido a que constantemente están expuestas a alimentos, condimentos, salsas, etc. Por este motivo, se habla de una limpieza frecuente. Por supuesto, cada vez que terminas de cocinar te aseguras de dejar todo limpio, sin embargo, esto no es suficiente.
Lo recomendable para mantener las encimeras en buen estado y conservar su vida útil, es limpiarlas en profundidad por lo menos, una vez a la semana. Pero no todas las superficies siguen los mismos cuidados, todo depende del material con el que estén hechas. Para evitar cometer errores en la limpieza, a continuación, mostramos cómo hacerlo según el tipo de encimera.

Cómo es la limpieza de las encimeras según su material

En la limpieza de las encimeras, algo que si es común en los cuidados de todas, son los materiales a usar. Una esponja suave, un jabón neutro y agua es lo básico que se necesita para limpiar las superficies.
Antes de conocer los cuidados específicos para cada tipo de encimera, es importante que, cuando se vaya a realizar la limpieza, primero se quite todo lo que esté encima de la superficie, desde electrodomésticos hasta elementos decorativos. Con la encimera despejada, ya se puede pasar a limpiarla a profundidad.

Limpieza en encimeras de piedra natural

Las encimeras de piedra o esteatita, mármol, granito, cuarzo o pizarra, se distinguen por ser muy porosas, por lo que, cualquier cosa que se derrame sobre ellas, si no es limpiado al instante, puede absorberlo y quedar una mancha.
La limpieza no puede hacerse ni con limón ni vinagre, ya que su acidez puede dañar la superficie. Tiene que utilizarse una mezcla jabonosa (agua tibia más unas gotas de jabón neutro o de lavaplatos, la primera opción es la más recomendable) y una esponja no abrasiva.
Frotar la superficie con esta mezcla, luego retirar con agua, y finalizar secando con un paño limpio. En el caso de que la encimera tenga alguna mancha, se puede colocar sobre ella una mezcla de bicarbonato con agua, dejar reposar unos minutos y retirar con un paño húmedo.

Limpieza en encimeras de madera natural

Cuando se trata de este tipo de encimera, la humedad y los líquidos son su punto débil. Por este motivo, para su cuidado se deben utilizar productos específicos para madera. Por lo general, es un aceite especial. En el caso de que la encimera sea chapada en madera, es suficiente limpiarla con agua y jabón neutro. Al momento de hacerlo, es importante asegurarse de escurrir bien la esponja y terminar la limpieza secando la superficie.

Limpieza en encimeras de piedra artificial

Para este tipo de encimera, basta con utilizar para la limpieza una mezcla de detergente neutro diluido en agua tibia y pasar una esponja suave. Para finalizar, secar la superficie con un paño limpio.

Limpieza en encimeras laminadas

Un paño húmedo con unas gotas de jabón es suficiente para la limpieza. En el caso de que la superficie esté muy sucia, puede utilizarse vinagre, pero siempre diluido en agua. Pasar una esponja suave humedecida en esa mezcla, y finalmente secar con un paño limpio.

Limpieza en encimeras de acero inoxidable

Este tipo de material se caracteriza por ser muy higiénico y resistente y tener una limpieza muy sencilla. Basta con utilizar agua, jabón y una esponja muy suave, de lo contrario puede rayar la superficie.

Como ves, mantener el buen estado de tu encimera no será un problema. Lo más recomendable es preguntar al fabricante los cuidados, o también probar limpiando solo una parte y ver el resultado.

Abrir chat